24Marzo2017

EIP Magazine

Alumnos de EIP de Granada visitan Rumania gracias al programa Thusaurus promovido por la Fundación Legado Andalusí

Irene Carrasco alumna de 2º curso de EIP Granada nos relata su experiencia en el viaje a Rumania, enmarcado dentro del nuevo proyecto europeo relacionado con el turismo, llevado a cabo por Thusaurus y la Fundación Legado Andalusí. En este proyecto al estar dentro del programa Grundtvig, se incluyen una serie de movilidades a los distintos países que participan en el proyecto.

 

Sin duda una de las prácticas más especiales a las que hemos tenido acceso a través de la EIP Granada y gracias a la Fundación del Legado Andalusí. Nuestra participación en el Programa Thusaurus resultó una auténtica aventura desde el primer momento, llegada al Aeropuerto de Granada y primer contacto con los que serian nuestros compañeros los días sucesivos, diferentes edades y perfiles profesionales…y también llegó la prisa y el “last call” como un “must” durante el viaje.

Eran las 4.50 horas cuando aterrizábamos en Bucarest, capital de Rumania, una hora cuanto menos intempestiva para llegar a cualquier sitio, protocolariamente hablando, pero allí nos esperaba un bus para llevarnos hasta Tulcea, gracias a la buena gestión de Lola Luque, coordinadora de la Fundación del Legado Andalusí. Tulcea era nuestro destino final y donde nos reuniríamos con las demás delegaciones.

Al llegar nos encontramos con las demás delegaciones, con Daniella, la coordinadora rumana que ejerció de perfecta de anfitriona y griegos, turcos y estones, presentaciones de rigor y tour por la ciudad llegando hasta el monumento que corona esta bonita ciudad.

Más tarde cena de gala, música en directo y un exquisito servicio para degustar comida típica.

Al día siguiente asistimos a las ponencias sobre cómo está evolucionando el turismo en esta parte de Rumania llamada Dobrogea también tuvimos oportunidad de trabajar con los demás compañeros por grupos y proponer mejoras para estimular el turismo en la zona y por supuesto presentación de su tesoro más preciado, la Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Delta del Danubio, con 3.446 km², el cual también tuvimos la ocasión de visitar el ultimo día, con un almuerzo a bordo de lo más especial.

Estos días han dado para mucho más, una lástima que no pueda plasmar todos los buenos ratos y sobre todo las risas muchas risas, desde aquí un saludo a mis compañeros Eli, Carmen, Andrea, Sara, Celia, Anabel, Mati, Saray, Santiago y por supuesto Lola!

 

Y es que…viajar es la única cosa que se puede comprar y te hace rico